viernes, 22 de enero de 2010

CONGREGACION MARIA REINA INMACULADA

La historia de la CMRI

Todas las órdenes y congregaciones religiosas de la Iglesia católica comenzaron como pequeñas comunidades de hombres y mujeres devotos, unidos simplemente por sus principios. Con el transcurso del tiempo, cada orden adoptó reglas y constituciones, que fueron luego aprobadas por la Iglesia. La Congregación de María Reina Inmaculada o CMRI (Congregatio Mariae Reginae Immaculatae) ha seguido los mismos pasos.

Esta congregación comenzó en Coeur d'Alene (Idaho) en 1967, como una asociación de religiosos y religiosas laicos dedicados a difundir el mensaje de Nuestra Señora de Fátima. La Congregación tuvo su primer capítulo general en julio de 1986, en el Monte San Miguel (Spokane, Washington). Durante esta reunión, la CMRI estableció sus reglas y constituciones. En el mismo año, la regla fue aprobada por el obispo Robert McKenna, cuyo linaje episcopal se remonta al arzobispo Pierre Martin Ngo-dinh-Thuc. (El arzobispo Thuc recibió extraordinarios poderes patriarcales del papa Pío XI el 15 de marzo de 1938. Por medio de estas facultades, podía consagrar legítimamente obispos sin el usual mandato de Roma. El papa Pío XII renovó estas facultades el 8 de diciembre de 1939 y nunca fueron rescindidas.)

Al crecer la Congregación, se le pidió que atendiera las necesidades espirituales de los muchos católicos que no estaban dispuestos a aceptar el modernismo del Vaticano II. Con la muerte del papa Pío XII y la convocación del segundo Concilio Vaticano, sobrevino a la Iglesia una situación sin precedentes, que atacó sus mismas doctrinas y su culto. Para asegurar la preservación de la fe católica y el tradicional santo sacrificio de la misa y los sacramentos, los sacerdotes, monjes y monjas de la Congregación María Reina Inmaculada profesan y mantienen la fe católica tal como fue enseñada constantemente a través de los siglos desde los tiempos de Cristo. La CMRI respeta y defiende el Código de Derecho canónico de 1917 y los principios de epikeia que reflejan el pensar de la Iglesia de que «la salvación de las almas es ley suprema.»

El actual superior general de la CMRI es el obispo Mark A. Pivarunas. La madre general de las Religiosas Marianas es la madre María Katrina. Los religiosos de la Congregación María Reina Inmaculada atienden 29 iglesias y capillas en los Estados Unidos, Canadá, Nueva Zelanda y las Islas Fiyi. También llevan un seminario en Omaha (Nebraska). La residencia principal de las Religiosas está en Spokane (Washington). Los miembros de la CMRI fomentan la verdadera devoción a la Santísima Virgen María y luchan por promover las peticiones de Nuestra Señora de Fatima de rezar el rosario, llevar el escapulario y practicar la reparación y la enmienda de la vida.